La diferencia entre el 3D y la realidad es cada vez más estrecha. Por no decir invisible.
Estupendo trabajo de Estudio Aiko.

Via | David Macias