Si por algo se ha caracterizado la filmografía de Stanley Kubrick, aparte de por su incontestable perfeccionismo, ha sido por regalarnos unos planos de una simetría casi perfecta. La frialdad de muchas de sus historias, creo que también ha venido dada por su manera de rodar tan meticulosa y simétrica. Este magnífico vídeo es una muestra de ello, donde se nos da amplia muestra de la capacidad de Kubrick para los planos con punto de fuga. Personalmente me quedo con su habilidad para retratar pasillos. No han vuelto a ser nada igual después de ver su cine.