Una rareza de cortometraje que me ha parecido muy atractivo y sugerente. Realizado de manera minimalista y sin perder la ocasión de perturbar a través de sus imágenes.

Dirigido por Kristoffer Borgli y The golden filter.